Search
  • Eric Bernal

BIOSENSIBILIDAD

Updated: Aug 14, 2021





Cada uno de nuestros tejidos en su conexión con nuestras terminaciones nerviosas, cuenta con una sensibilidad determinada que le permite responder a distintos estímulos en el entorno.


No son sólo cinco sentidos en los que se basa nuestra percepción para interpretar nuestra realidad, sino que todos nuestros órganos son, en sí mismos, sentidos que nos permiten estar en contacto constante con nuestro entorno.


En nuestra particular manera de percibir nuestra realidad y siguiendo el modelo de las 5 leyes biológicas, podemos inferir que nuestro organismo cuenta con una sensibilidad particular, que ha respondido a cada una de las situaciones apremiantes que hemos experimentado a lo largo de nuestra vida.


En este mismo sentido podemos también dar cuenta que la insensibilidad en algunos de nuestros tejidos, es parte también de una sensibilidad particular con un sentido biológico, por lo que podemos cuestionar cualquier imperativo categórico respecto a nuestra personalidad que nos dicte el -deber ser- sensibles o bien, -el deber ser- insensibles para adaptarnos a un entorno cultural y socioeconómico que se ha sostenido gracias a que en gran medida (más allá del género) percibe nuestros cuerpos como máquinas imposibilitadas de sentir.


Desafortunadamente en el lenguaje español no tenemos una palabra que distinga la acción de -sentir- desde lo sensorial y distinguirlo del -sentir- desde lo emocional (to sense, to feel), pero haciendo esa distinción, nuestra sensibilidad biológica, como cualquier otra habilidad, puede ser desarrollada y practicada en relación a la gestión de nuestra salud.


¿Qué mejor manera de hacerlo que en situaciones en las que sabemos o intuimos dificultad de afrontar y resolver? aún cuando esto implique realizarlo a través de nuestras respuestas biológicas adaptativas, es decir, a través de nuestros síntomas.


Como cualquier otra habilidad, nuestra sensibilidad nos permite captar (sensorialmente) nuestro entorno a través de nuestros sentidos. Desde un paradigma limitado, usualmente consideramos que únicamente tenemos cinco sentidos, pero desde el modelo de las 5 leyes biológicas comprendemos que cada órgano y cada tejido de nuestro organismo es en sí mismo un sentido, capaz de captar un aspecto de ese gran espectro que llamamos realidad.


Si llevamos nuestra atención en particular a uno de nuestros sentidos, podemos ampliar el rango de nuestra conciencia por medio de actividades, rituales y experiencias que nos permiten ir más allá del paradigma visual en el que usualmente nos encontramos.


Entre más desarrollada tengamos esta habilidad, podremos con mayor seguridad detectar cualquier estímulo que percibamos como dañino y amenazante. De igual manera, podremos descubrir y disfrutar sensaciones placenteras que regulan nuestras respuestas adaptativas, como lo que usualmente llamamos 'ansiedad', 'depresión', etc.


Para cada sensación, una percepción.

Para cada percepción, una ensoñación.

Para cada ensoñación, una emoción.

Para cada emoción, un pensamiento.

Para cada pensamiento, una palabra.

Para cada palabra, una acción.


Eric Bernal




11 views0 comments